Red de portales:     www.meliya.com     |     www.infomelilla.com     |
cablemel
Ir a portada - Miércoles, 22 de octubre de 2014
Versión dispositivos móviles | Versión accesible | Contacto | Colaborar | Sugerencias | Agregar web | Anunciarse | Suscriíbase a nuestro boletín

Opinión

Remitidos / Publicado el Domingo, 6 de mayo de 2012 a las 18:59:50 h.

Remitidos

Sabina y Serrat mean fuera del tiesto. ¡Como de costumbre!

Remitidos

Es posible, y no soy yo quien vaya a negarlo, que el señor Joaquín Sabina y el señor Manuel Serrat sean unos buenos cantantes y, también, unos buenos compositores de canciones y, digo que es posible porque, a mí particularmente, estas canciones que cantan ambos cantantes, quizá influido por sus respectivos curriculums y por sus ideas políticas, nunca me han llamado la atención. Pero, donde ya difiero diametralmente de ellos es en sus comportamientos como ciudadanos españoles, si es que podemos llamarlos así sin que se sientan incómodos y nos den un exabrupto por ello, y su evidente sectarismo, el uno como comunista de pro y el otro como socialista militante, con ramalazos nacionalistas.



Y es que me hierve la sangre cuando alguno de estos de la farándula, gente que se ha hecho millonaria a costa de publicar canciones de protesta y de constituirse en verdaderos iconos de la izquierda y el separatismo extremo; en lugar de utilizar su fama para apoyar a su nación, para hacer propaganda de España y criticar a aquellos que, contraviniendo la legislación internacional, abusando de la fuerza, olvidándose de los compromisos comerciales con empresas españolas y de las buenas relaciones que mantenían con la “madre patria” (aprovechándose de la mala coyuntura económica en la que nos encontramos y de nuestros problemas con la UE), se han atrevido a nacionalizar empresas españolas, con la agravante, al menos en el caso de IPF en Argentina, de negarse a pagar la debida compensación por la industria expropiada; todavía han aprovechado para hacer leña del árbol caído, sólo por el hecho de que el actual gobierno español es de centro-derecha y no de izquierdas..



Si el señor Serrat se negó a cantar el famoso “La, la, la” en castellano, cuando ya se había comprometido a hacerlo; el señor Sabina tiene en su haber una truculenta historia como miembro del PCE, de modo que su mismo padre, policía, tuvo que arrestarlo y, en el mismo 1.970, actuó como terrorista callejero lanzando un cóctel molotov contra el Banco de Bilbao de Granada. ¡Vaya un par de angelitos! que se aprovechan su fama para utilizarla en contra de aquellos que no piensan como ellos, pero que son incapaces de dar una idea original o presentar una alternativa que no sea volver a las trasnochadas ideas del comunismo bolchevique. Estos que se fijan, como objetivo al que atacar, a los empresarios, denigrándolos y acusándolos de abusar de sus trabajadores, cuando nunca en su vida han sabido lo que era una empresa ni han tenido conocimientos sobre los problemas y los riesgos a los que los empresarios deben enfrentarse, para sacar adelante sus negocios, incluyendo, seamos francos, los problemas que unos sindicatos decimonónicos, completamente desfasados de los del resto de Europa, que se dedican a crearles en su propio personal; estos verdaderos ignorantes de lo que significa el emprendedor, de los puestos de trabajo que crea y los beneficios que, para la nación y los españoles, se desprenden de la creación de riqueza, la verdadera piedra filosofal para el llamado “estado del bienestar” que, como hemos tenido ocasión de comprobar, no se puede sostener sin una economía boyante que se basa en el trabajo, el esfuerzo, la competitividad, y la productividad de las industrias y el comercio de una nación, sin lo cual es imposible lo que llaman sostenibilidad de ningún sistema de ayudas sociales.



A ver si se enteran, de una vez, estos charlatanes que, como loros, se limitan a repetir los clásicos tópicos mil veces utilizados por los agitadores de izquierdas, que sólo pueden convencer a iletrados y fanáticos revanchistas, incapaces de comprender algo tan simple como que: sólo con un trabajo bien hecho y unas empresas solventes y competitivas, se puede progresar y generar puestos de trabajo. Aparte de ser una expresión soez y malsonante la frase del señor Sabina, Dios me perdone por el tratamiento que le doy, carece del más mínimo significado porque, vamos a ver, díganme ustedes lo que significa “España está como un culo, muy mal”; porque estar como un culo no se puede identificar de manera alguna con estar mal. El culo puede estar muy bien, como el de algunas mujeres que nos obsequian con traseros verdaderamente impresionantes; puede estar sano y hermoso o puede ser motivo de preocupación, si uno tiene almorranas o fístulas anales que le amarguen la vida. Por consiguiente, el estar como un culo, sin otro calificativo, no significa necesariamente una situación mala o de preocupación. Claro que, si nos tuviéramos que referir a las retaguardias de estas dos personas, es posible, a tenor de lo que dicen, que tengan algunos problemas que les hacen identificar la preocupante situación de España, con las molestias que ellos sufren en sus respectivos traseros.



Lo que ocurre es que, estos dos “indignados”, como ellos mismo afirman estar, piensan que han encontrado una nueva veta para intentar resucitar sus respectivas carreras, ya en el ocaso de la fama, con esta nueva mina de lanzar nuevas canciones de protesta, como las que los enriquecieron durante el franquismo y que, al señor Serrat, le proporcionaron un plus, al explotar su victimismo de catalán maltratado por el régimen por su catalanismo. Claro que poniendo mal a España en territorio argentino u en las naciones donde gobiernan dictadores autócratas y absolutistas estos dos señores les hacen el juego a sus amigos del alma, los socialistas del señor Rubalcaba y los comunistas de Cayo Lara que, como ellos, sólo intentan encontrar el medio para conseguir hundir al gobierno del señor Rajoy aunque, con ello, arrastren a España y a los españoles, incluso a la rebelde Cataluña del señor Serrat; a una situación irreversible que, por supuesto, no les va a afectar a ellos que son ricos y disponen de medios para poderse instalarse en cualquier país que ellos quieran elegir, sino al resto de ciudadanos a los que no nos queda otro remedio que apechugar con lo que nos den y que, cuando votamos mayoritariamente al PP, lo hicimos sabiendo que la empresa era dura, que no se solucionaría ni en año ni en dos; pero convencidos de que, de seguir con los socialistas en el poder, con los amigos del señor Sabina y del señor Serrat, estábamos condenados al fracaso más rotundo y a la desgracia de tener que ser intervenidos, como les ha sucedido a Grecia y Portugal.


Si no quieren “hacer patria”, si no comprenden que sin esfuerzos, sacrificios, mucho trabajo y la colaboración de todos los españoles, no tenemos la menor posibilidad de superar este momento gravísimo en el que la deuda está por las nubes, la prima de riesgo nos está ahogando y el déficit está incontrolable; entonces tendremos que demandarles al señor Serrat, al señor Sabina, a la señora Valenciano y al señor Rubalcaba, por no haber cumplido con su deber de reparar el desaguisado que ellos mismos ¡ sí, ustedes también, señores Serrat y Sabina por haber apoyado al señor Zapatero y los suyos durante los más de siete años que nos han estado gobernando! contribuyeron a producir. Si no son capaces de darse cuenta del mal que el socialismo ha producido a España, es que no tienen idea de política y, si esto es así, lo menos que podrían hacer, si no quieren perjudicar más a los españoles, incluidos los catalanes, es callarse y cantar todo lo que quieran que, al fin y al cabo, es de lo que entienden. O, así es como valoro, señores, el comportamiento de este par de miembros de la farándula.

Miguel Massanet Bosch

SUBIR | Ir a portada | Versión dispositivos móviles | Versión accesible | Incidencias técnicas | Contacto | Colaborar | Sugerencias | Agregar web | Anunciarse

Resolución mínima de 800x600   2009 © Ciudad Media S.L. | Nosotros | Aviso legal